Todos hemos pensado con la falta abastecimiento provocado por las crisis.
La sostenibilidad es ahora un imperativo

José Manuel Bisetto
AGRICOLOGIA MARKET

 

Jose Manuel Bisetto, Oliva 1979, es ingeniero en organización industrial superior y tiene estudios superiores en gestión y dirección de la innovación. Hace ya más de 20 años que se dedica en la tierra, y podríamos decir que es un labrador que quiere cambiar el sistema alimentario y por eso combina la agricultura ecológica, la enseñanza en las escuelas y la alimentación de proximidad.

Es el fundador del proyecto educativo Ecoescoles, es presidente del Gal, grupo de desarrollo local que apoya los productores y sus proyectos agrarios para la recuperación de la economía rural en los pueblos en el norte de la provincia de Alicante, formó parte del grupo de impulsores del mercado del Riurau y del de Xaló. Actualmente, tiene dos tiendas de venta directa de sus productos y otros productores de confianza, una en Xaló, Planeta Eco y la otra en Benidoleig a pie de huerta, Agricologia Market. Hoy hablamos con él en medio de dos crisis, la que se está acabando del coronavirus y la derivada de la guerra de Ucrania, que también pone en evidencia las carencias del sistema agroalimentario capitalista.

 

Con la crisis del coronavirus todos vimos la dependencia que el sistema tiene de los productores de alimentos, en esta crisis de la guerra, con la subida de los precios de la energía también y nos preguntamos de donde vienen los alimentos y si los tendremos a nuestro alcance.

Estas dos crisis nos hacen pensar y plantearnos si el sistema alimentario que tenemos es seguro. Opino que no es fiable. La industrialización del campo, el monocultivo y el transporte de alimentos de todo el mundo están en entredicho, quizás el modelo de crecimiento del capitalismo salvaje no es el mejor.

Antes, en los 60 o 70 del siglo pasado, teníamos soberanía alimentaria, muchos producíamos, sabíamos producir y la gente tenía animales. Hoy en día no tenemos soberanía alimentaria y poca gente sabe trabajar la tierra y criar animales y estas dos crisis han hecho patente que estamos en riesgo.

Si la producción está atomizada, es decir, está en manos de muchos productores pequeños, el suministro de alimentos es más seguro que si está en concentrada en unos pocos latifundistas. Hay más garantía.

En algunas cosas no podemos competir, por ejemplo, con las patatas ahora en la huelga de transporte no había y difícilmente hemos conseguido llevar. El transporte ha evidenciado esta carencia. Si por alguna de aquellas se prolongara, no tendríamos abastecimiento y tendríamos que pensar de plantar patatas

 

Cambiar el sistema es complejo. Tú estás en el sector educativo, ¿por aquí puede empezar el cambio?
Sí, es un buen punto de partida, si queremos cambiar el futuro, el conocimiento de las cosas, la educación de las generaciones futuras es imprescindible. El sistema se puede cambiar cuando la gente toma conciencia, cuando tiene conocimiento de causa. Hablamos de concienciación, de conceptos como la compra directa al productor, las cooperativas de consumo o que los supermercados de la comarca tengan productos que se producen en el pueblo. Un ejemplo claro es ¿dónde puede comprar un turista o un autóctono uva de moscatell de la Marina en el mes de septiembre? Es prácticamente imposible.
O la tienda del pueblo que compra a los mercados de abastos, donde llegan productos de todo el mundo excepto nuestros.

¿El cambio es social o político?
De las dos partes, la política es una consecuencia de la sociedad. Ahora bien, la implicación política es muy importante. Tengamos en cuenta que históricamente se legisla pensando en torno a las ciudades y los criterios de los políticos nunca han ido dirigidos a apoyar a los productores del campo, de esta manera de hacer se deriva la situación denigrante de los labradores. Todo el que no sea producción industrial está mal entendido por la administración pública y es un error.

La administración no nos facilita las cosas a los pequeños, por ejemplo para pedir una subvención todo el papeleo que se tiene que hacer es muy difícil para un labrador, demasiadas veces inviable. Las políticas públicas no se adaptan a los pequeños, están vistas para grandes terratenientes.

Si no se pagan unos precios justos es imposible que un emprendedor joven pueda vivir.

El consumidor tiene poder
para provocar cambios necesarios.
Más poder del que pensamos.

 

¿Quieres decir que tendrían que subir los precios de los alimentos?
En algunos casos si, comer sano y bueno es más caro que comer productos de baja calidad, pero en la mayoría de casos se tendría que prescindir de intermediarios innecesarios y de la especulación de las grandes compañías, que es lo que más hace subir los precios y que el beneficio para el productor sea en algunos casos inexistente.

Creo que deberíamos de cambiar la cultura de la alimentación, si te alimentas mal te pones enfermo y eso sí que es caro. Se tiene que comer lo que es bueno para la persona, todo con mesura es bueno. Nosotros tenemos una gastronomía tradicional muy sana. Se puede comer de todo, excepto lo que es perjudicial, como los procesados o la bollería industrial. El concepto de alimentación consciente es muy importante, por una parte se tiene que ser consciente de lo saludable que es aquello que comemos y por otra lo saludable que es para el planeta.

La paradoja es que los supermercados tienen la mayoría de productos frescos más caros, nosotros los tenemos más baratos, como brécol, espinacas, acelgas, coles, cebolleta, coliflor y el resto de coles. Con las patatas y cebollas no podemos competir.

Mira, me la juego, propongo un reto de comparar precios con los supermercados y si alguien viene con el ticket más barato que los productos nuestros de producción propia le volvamos la diferencia y además doy ventaja, comparar nuestro producto ecológico al convencional.

 Agricologia Market solo hace producto ecológico, el ecológico es más caro que los productos convencionales?
Ten en cuenta que los productores ecológicos, respetuosos con el medio y con la salud, no gastamos insecticidas, ni herbicidas, ni productos químicos de síntesis, esto encarece un poco el producto, pero es una garantía de comer saludable.

El dicho «lo barato resulta caro» en este caso se cumple. Piensa que la sanidad y la alimentación están muy relacionadas, si comes mal repetidamente y eras sedentario te pones enfermo con más facilidad y esto es más caro para el sistema y también para ti.

Hay que tener en cuenta que en nuestros costes no está el transporte, no hay intermediarios, al hacer venta directa se puede competir.

¿Es más saludable la comida de temporada?
Indudablemente, la comida de temporada tiene los sabores, las vitaminas y nutrientes necesarios para la salud y además la enorme variedad y la rotación de los alimentos conforma una base que es garantía de salud. Además, comer de temporada es más económico y no produce nada de emisiones de carbono si comparamos con los alimentos que vienen de lejos.

Volviendo a cómo hacer el cambio necesario, con las cooperativas de consumo y la venta directa empieza un cambio, pero parece que no es suficiente
Las acciones a pequeña escala hacen papel y mucho, pero no es suficiente, el sistema es enormemente poderoso. Te pongo un ejemplo para poder envasar verduras o hacer mermeladas se tiene que tener una licencia de sanidad, un registro y tienes que tener un obrador con todas las condiciones sanitarias necesarias, para los pequeños es imposible hacer estos obradores, son carísimos y llenar una infinidad de papeles y hacer unos trámites enormemente largos y complejos es una barrera infranqueable. La solución podría ser que cada ayuntamiento hiciera un obrador municipal y que las personas pudieran producir alimentos de manera legal. Para que un ayuntamiento lo haga tiene que haber una demanda social. El cambio lo tenemos que hacer entre todos.

 ¿Pero la sociedad, quiero decir el ciudadano de pie no tiene poder, no?
La sociedad, los ciudadanos, parece que no tienen poder, pero son los que más poder tenemos. Si se trata de cambiar hábitos de compra es la sociedad la que tiene el poder. Un ejemplo es el que pasado con el aceite de girasol, la conducta de la sociedad ha hecho subir los precios, porque en pocos días han agotado las reservas de dos meses, ahora el aceite está a las despensas de las casas.

Imagina que todos decidiéramos comprar aceite de oliva valenciano, y más si una buena parte decidirá comprarlo valenciano y ecológico, no tendríamos suficiente aceite a buen seguro. Esto provocaría que mucha más gente se pudiera ganar la vida haciendo aceite de calidad. Y los campos no se abandonarían. El consumidor tiene poder para provocar cambios necesarios. Más poder del que pensamos.

La distribución es importante porque hay gente que quiere comprar y no puede, a los supermercados no hay productos locales.
Es uno de los grandes problemas que hay que mejorar, los pequeños agricultores no podemos proveer a los supermercados grandes, nos quedan las tiendas pequeñas, el pequeño comercio como verdulerías, carnicerías y hornos. Los mercados de la tierra y los mercados municipales también hacen un papel relevante o la venta directa en el huerto que es el que estamos haciendo algunos.

Aunque nosotros trabajamos en supermercados comarcales, intentamos sensibilizar en que nuestro producto debe de estar diferenciado dentro de los lineales, por ejemplo, hacer un rincón de producto local.

Ahora estamos intentando transformar los excedentes, estamos haciendo conservas para poder tener los productos al alcance todo el año. Siempre se ha hecho y es un sistema muy adecuado para consumir productos de calidad durante un buen puñado de meses. Dentro de poco tiempo empezamos a hacer los primeros talleres y sacaremos al mercado algunos productos.

¿Finalmente, donde podemos encontrar tus productos?
Tenemos dos puntos de venta, uno en Xaló en la tienda «Planeta Eco» y el otro en Benidoleig a pie de huerta «Agricologia Market» que abre los sábados por la mañana. y los miércoles por la tarde.
También hacemos distribución de cestas a domicilio un día en la semana y pronto pondremos la venta online en nuestra web.

AGRICOLOGIA MARKET
Tel.- 623 45 71 43 – 615 39 82 38
ABIERTO SÁBADOS MAÑANA Y MIÉRCOLES TARDE
https://www.agricologia.es
Camí Real – Benidoleig – https://goo.gl/maps/WGk5aKA2ZT2LgLE39

PLANETA ECO
Tel.- 623 03 51 79
www.planetaeco.bio
Av. Sant Domènec, 18, 03727 Xaló